Suscribete: Introduce tu E-mail y te enviaremos al correo las novedades

LA PROMESA SCOUT

“Yo prometo, hacer cuanto de mí dependa por cumplir mis deberes con los demás (Dios, patria..etc) y mi comunidad, ayudar al prójimo en toda circunstancia y cumplir fielmente la Ley Scout”.


El primer acto de este compromiso parte del hecho de la voluntariedad de pertenecer al Escultismo. La Promesa da sentido al Escultismo y es su pieza clave.
Por medio de la Promesa y la Ley, el Scout establece libremente un compromiso personal con un código de conducta determinado y acepta, ante un grupo de compañeros, esa responsabilidad.
La mayor parte de los scouts provienen de secciones anteriores, como lobatos, donde ya han hecho la promesa de lobatos. Volver a hacer la promesa, pero esta vez, la PROMESA SCOUT es un recordatorio de los valores y responsabilidades a los que se compromete. 

LA PROMESA ES…

- Un hecho personal (individualizado) y consciente. Una decisión del Scout, un compromiso de cada uno de esforzarse en cumplir un código de valores, unas expectativas.
- Un acto ceremonial y comunitario, ante compañeros que actúan que ayudan a preparar la Promesa, a vivirla y revisarla.
- Un punto de partida histórico, temporal, desde el que empezar a construirse a sí mismo día a día mediante el Estilo y Método Scout.
- Un elemento aglutinador que potencia el sentimiento de hermandad mundial.
- Un acto educativo, pues adaptando sus exigencias a cada edad implica una respuesta concreta y útil, mientras unos educadores adultos colaboran en la práctica del compromiso.


El símbolo externo tradicional de quienes han dado este importantísimo paso en Scouts es vestir la pañoleta Scout.
Cuando se sientan preparados para realizarla, deben comunicárselo al Jefe/a de Tropa y a un Scouter del Grupo con Promesa Solemne, al que elegirán como Padrino/Madrina, para guiarle en su camino por la gran aventura del Escultismo.

¿QUÉ MOMENTO ES EL ADECUADO PARA REALIZAR LA PROMESA?


En particular, y para el caso de la Promesa Scout, seguiremos el principio general de que es más importante la actitud personal y el espíritu de superación del Scout, que su nivel de conocimientos y destrezas en otros aspectos. No obstante lo anterior, los chicos y chicas que van a celebrar su Promesa deben haber vivido durante un tiempo en la sección y haber trabajado de manera comprensiva los elementos del Movimiento asociados a su compromiso: la Promesa, Ley, Virtudes,...

El tiempo necesario para prepararse depende de las características personales y de socialización / integración de cada caso. 
Antes de la realización de la Promesa, la Sección tiene que darse por enterada de la decisión que el Scout adopta sobre este, su, compromiso. El Scout informa a sus compañeros y a un Scouter sobre su intención de formular su Promesa. Tras esto, se realizará una Corte de Honor donde el nuevo Scout da a conocer su decisión personal de realizar la Promesa y se reflexionara sobre si es o no conveniente y el momento adecuado.
Cabe extraordinariamente que la Corte de Honor a la vista de circunstancias excepcionales aconseje retrasar este momento hasta tener una mejor conciencia de lo que está haciendo. Ello puede ser positivo para insistir en la importancia del paso personal que se está dando y no convertirlo en algo gratuito y sin importancia.

EL PADRINO/MADRINA

Una vez que el Scout ha pedido su promesa, la Corte de Honor se ha reunido y ha decidido que está preparado y es el momento indicado, se le comunicará a él y al Padrino/Madrina que haya elegido para guiarle.
Un Padrino/Madrina es alguien importante en la vida de un scout, es una persona que ha vivido el Escultismo y tiene mucho por enseñar y aportar al Scout que comienza, por lo que debe ser un Scouter que haya realizado ya su Promesa Scout Solemne.